¿Secuestro de la geografía canaria en la Red? (Por: Javier Hernández Martínez - España)

Si por secuestro entendemos – coloquialmente hablando – el apropiarse de algo ajeno para sí mismo, con el ánimo de obtener a través de lo secuestrado una ventaja propia, no está errado el título de este artículo en cuanto a las palabras que dan nombre a nuestra geografía canaria, pues la mayoría de los nombres de lugares canarios, los llamados toponímicos, están en La Red registrados a nombre de particulares, e ingenuo sería decir que el hecho que ha motivado dicho registro obedece al azar, a la casualidad, o a cualquier otra causa “angelical”. En el fondo a nadie se le escapa que la mayoría de la gente que lleva a cabo tal tipo de registros lo hace movido por un afán especulativo : si quieres el nombre de tu zona o lugar has de darme algo, y si no, pues te quedas sin él. Así de claro.

¿ Cómo se registran tales nombres ?

En primer lugar, y para hablar con más corrección, hemos de decir que en el argot técnico de Internet – e incluso jurídico -, tales nombres ( correspondan a lugares, marcas comerciales, nombres propios, etc. ) se denominan nombres de dominio. Son los archifamosos “.com”, y los no tan famosos pero ya cada vez menos anónimos “.net” y “.org”. En síntesis, y de una manera sucinta y breve, baste comentar que para ser titular de uno de tales nombres sólo basta pagar la tasa correspondiente a través de un trámite que es a través de Internet, correspondiendo el valor de dicho importe a unas 2.800 ptas. Los dos únicos requisitos que se nos pedirán son : 1 ) que dicho nombre no esté ya registrado por alguien, y 2 ) pagar la cantidad aludida. La empresa encargada de dar validez mundial a tal registro es norteamericana, siendo privada, y su nombre es NSI ( Net Work Solution, Inc. ).

¿ Qué nombres de dominio canarios hay registrados ?

Pues realmente una barbaridad, pudiendo citarse a modo de ejemplo los siguientes : Telde ( en su punto “com”, “net”, y “org); Arucas ( también los tres); Tenerife ( también en los tres ); Lanzarote ( igual que los anteriores); Fuerteventura ( idem que los anteriores); Playa del Inglés ( más de lo mismo); Teide ( idéntico a los anteriores ). Podríamos seguir con una lista casi interminable mencionando un sinnúmero de toponímicos canarias así registrados, pero sería repetir lo mismo uno tras otro. Para el lector curioso baste decir que si quiere indagar en ello sólo tendrá que dirigirse, navegando, a una de las muchas direcciones que a tal fin hay para ello en La Red, como son www.nominalia.es, www.interdominios.com, o www.dotster.com, entre otras.

¿ Solo se limitan a registrarlos ?

Pues realmente hay de todo : desde aquellos que meramente los registran, poniéndolos a su nombre ( debe ser que los “coleccionan” ), hasta aquellos con un grado más de osadía, que llegan incluso a hacer uso de tal nombre de dominio incorporándole al mismo, en pleno uso, una página de su empresa, o una web de contenido pornográfico. Como ejemplo práctico, cercano y real, podemos contar el que nos encontraremos al ir a las direcciones www.telde.com, o www.arucas.com, y observar que una vez le demos la orden correspondiente al ordenador para dirigirnos a dichos sitios, éste, automáticamente, nos remite a la dirección o www.teletexto.com/teletexto.asp?sec=a, en la cual aparecerá una pantalla que llevará por título Teletexto, pero en su parte superior nos encontraremos con una gran baner, con la imagen muy sugerente de una fémina, que con el título Xexo.com, nos llevará, una vez pulsemos en ella, a la dirección www.xexo.com/xexo.htm, la cual es una página porno, ante lo cual huelgan más comentarios. ¿ Se imaginan la cara que pondrá un escolar o un turista, que guiados por el nombre del municipio citado se encuentren con que son remitidos a una página de contenido pornográfico ?. Lo que está ocurriendo es, ni mas ni menos, que está habiendo gente que aprovechando la reputación ajena intenta sacar con base en ella un beneficio propio.

¿ Es legal o no es legal ?

Esta es inevitablemente la pregunta que más de uno se hace al contemplar cómo ocurren y se da este tipo de fenómenos. Digamos que en España ya ha habido un municipio que ha tomado cartas en el asunto, y para no variar ( pues casi siempre son los primeros ) ha sido catalán : Barcelona. La alcaldía recurrió no a los tribunales, sino a una vía desconocida para muchos, que es a través de la llamada OMPI ( Organización Mundial de la Propiedad Industrial ), organismo dependiente de la ONU, y con sede en Suiza. Pues bien, vía Internet, se entabla de dicha manera un procedimiento que se podría tildar de cuasi-administrativo, mediante el cual se le da traslado a la otra parte, para que pueda efectuar alegaciones y defenderse argumentando sus puntos de vista, y antes de 3 meses, se emite una resolución. Dicha decisión final se comunica a USA, donde está la base de datos mundial de los nombres de dominio, y acto seguido – es lo habitual – se ejecuta en todos los servidores del planeta.

Hay que comentar, no obstante, que puede haber casos en los que la OMPI no dé la razón al que reclama la titularidad del nombre de dominio, como podría acontecer en el caso de – si fuese así – de hierro.com, que no sólo es el nombre de una isla, sino también el de un mineral, y pudiera darse el caso de que quien lo registró no lo hiciese con el fin de aprovecharse de la imagen de tan preciosa isla, con lo cual es muy posible que no se le obligase a ceder la titularidad de dicho nombre.

Advertencia : este artículo se escribió el 15.10.01, por lo cual es posible que los enlaces plasmados en él no se correspondan con lo descrito en estas líneas cuando usted lo esté leyendo.

Javier Hernández Martínez

E-mail : bufete@opinionvirtual.com